Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

EL ABORRECIBLE ESTADO DE TIBIEZA (Parte I)

¿ FRÍO, TIBIO, O CALIENTE ?




EL ABORRECIBLE ESTADO DE TIBIEZA - PARTE I

Apocalipsis 3
16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Una cosa es vomitada cuando no es tolerada, cuando el mismo cuerpo lo rechaza porque no puede ser digerida y solo está provocando un malestar.

¿Qué significa esta exhortación a la Iglesia?, ¿Qué es la tibieza?, ¿Porqué se habla de tibieza?, ¿Cómo afecta al cristiano?, y ¿Cómo escapar de ese deplorable estado?

En esta primera parte hablaremos de aspectos básicos, del significado y del concepto de tibieza, analizados desde el momento en que la Iglesia recibió este mensaje; Posteriormente hablaremos de cómo afecta la vida cristiana y como salir de ese estado.

Introducción
A punto de terminar el primer siglo, la Iglesia se había quedado sin apóstoles, la mayoría habían sido martirizados, y las persecuciones estaban acabando con la primera generación de cristianos que con fervor dieron sus vidas por sostener el Reino de Dios en el mundo.
De un extremo al otro del imperio romano corrían las noticias, “el apóstol Pablo fue decapitado, su compañero Lucas fue colgado”, “el apóstol Pedro fue torturado en España”, “Andrés murió de la misma manera en Mesopotamia”, “los cristianos están siendo perseguidos y llevados a los circos romanos para ser devorados por leones o sacrificados para alegrar al público idólatra”. Estas eran las noticias de aquellos tiempos. Cada una de estas noticias provocaba asombro, desconcierto y temor. El Evangelio se seguía predicando, pero los que hacían señales y milagros ya no estaban. Los testigos oculares, los que recibieron el bautismo del Espíritu Santo en el día de pentecostés y predicaban con fervor y ahínco  ya no estaban. Las congregaciones de diferentes ciudades dejaron de recibir cartas apostólicas. Y para peor algunas congregaciones estaban siendo arrastradas al error y a la apostasía por nuevas corrientes doctrinales aborrecidas por el Señor Jesús; Y no había a quien consultar.
Sin embargo, muchos no sabían que Juan estaba todavía vivo, deportado en la isla de Patmos. Se dice que los romanos intentaron matarlo metiéndole en una tina de aceite hirviendo pero había salido ileso y por temor le llevaron a la Isla de Patmos, para que no hablara, para tenerlo encerrado.
Fue allí donde el Señor Jesús le manifestó el fin de todas las cosas y dejó cartas para cada una de las Iglesias. Todas ellas están redactadas en el libro de Apocalipsis.

Todos hemos leído el Apocalipsis y todos entendemos que esas cartas están dirigidas a nosotros, como una guía de corrección, en ella se expresa lo que hay que desechar, lo que el Señor Jesús aborrece como así también lo que tenemos que retomar y todo eso está escrito para brindarnos una perfecta dirección. Lamentablemente la mayoría de las congregaciones desechan las demandas expresadas en Apocalipsis y prefieren seguir el formato de congregación medieval propuesto por las denominaciones protestantes americanas que por siglos han intentado suplantar al modelo bíblico y Espiritual de Iglesia.
He aquí el punto de partida del estado de tibieza de la Iglesia.
Hoy la Iglesia sigue en el error de mantener o sostener un modelo caduco y deficiente que solo apela a lo institucional y religioso, provocando un terrible estado de tibieza y un lamentable deterioro en todos los que participan de las denominaciones cristianas.
Y es tanto el deterioro que la Iglesia ha perdido el llamado, la dirección, la obra, los idiomas bíblicos y las Escrituras. Y digo las Escrituras, porque hoy lo que el cristiano llama “biblia” en muchos casos es una pésima traducción forjada por las religiones y sus sociedades bíblicas, la mayoría ecuménica sin que los cristianos estén al tanto de esto, quienes no sufren la sana doctrina y no alcanzan ha comprender el Evangelio porque son llevados por doquier y desvarían por tantos vientos religiosos y corrientes doctrinales no bíblicas o eiségetas.

De todas las exhortaciones que nos ha hecho el Señor, vamos a meditar en la que considero es la clave para comprender el estado actual de la Iglesia y como salir de ese pésimo estado, vamos ha hablar acerca de la tibieza, acerca de la vida tibia que aborrece el Señor Jesús. Leamos por favor

Apocalipsis 3 INTERLINEAL GRIEGO ESPAÑOL
(3:15) οιδαHe sabido σουde ti ταlas εργαobras οτιque ουτεni ψυχροςfrío ειeres/estás siendo ουτεni ζεστοςcaliente οφελονquisiera que ψυχροςfrío ηςestabas siendo ηo ζεστοςcaliente
(3:16) ουτωςAsí οτιporque χλιαροςtibio ειeres/estás siendo καιy ουno ζεστοςcaliente ουτεni ψυχροςfrío μελλωestoy para σεa ti εμεσαιvomitar εκfuera de τουde la στοματοςboca/rostro/cara μουde mí
(3:17) οτιPorque λεγειςestás diciendo πλουσιοςRico ειμιsoy/estoy siendo καιy πεπλουτηκαhe llegado a ser rico καιy ουδενοςde nada χρειανnecesidad εχωtengo/estoy teniendo καιY ουκno οιδαςhas sabido οτιque συ ειeres/estás siendo οel ταλαιπωροςdesgraciado/desventurado/miserable καιy οel ελεεινοςdigno de lástima/miserable καιy πτωχοςpobre καιy τυφλοςciego καιy γυμνοςdesnudo
(3:18) συμβουλευωEstoy aconsejando σοιa ti αγορασαιcomprar χρυσιονoro παρjunto (a/al)/al lado de εμου πεπυρωμενονha sido encendido εκfuera de πυροςfuego ιναpara que πλουτησηςllegues a ser rico καιy ιματιαprendas de vestir externas/(capas) λευκαblancas ιναpara que περιβαληte vistas/pongas alrededor καιy μηno φανερωθηsea manifestada ηla αισχυνηvergüenza τηςde la γυμνοτητοςdesnudez σουde ti καιy κολλυριονcolirio/(pomada para los ojos) ιναpara que εγχρισηunte τουςa los οφθαλμουςojos σουde ti ιναpara que βλεπηςestés viendo

Apocalipsis 3 (RVI) 
(3:15) Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Quisiera que fueses frío o caliente!
(3:16) Así que porque eres tibio, y no caliente ni frio, te vomitaré de mi boca.
(3:17) Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de nada tengo necesidad; y no sabes que tú eres desgraciado (desventurado), miserable, pobre, ciego y desnudo.
(3:18) Te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no sea manifestada la vergüenza de tu desnudez; y colirio para que untes tus ojos para que veas.

Vocablos de interés para la comprensión del texto.

 qucro;v : Frío. Agua fría MAB 4848. quco;v : Frío MAB 4847

o;felon : ¡Quisiera!. Interjección de deseo en tiempo pasado.

zesto;v : Caliente (por implicación). De algo que está hirviendo o hervido. MAB 1992

cliaro;v  de cliw : Tibio, de agua tibia MAB 4774

kau;swn : Calor producido por las llamas. Ardiente, abrazador, resplandor. MAB 2435

ye;rmh : Calor (como propiedad calorífica de las cosas). MAB 2098

Hay tres forma de expresar calor en el NT; Una es el calor producido por llamas kauswn, otra es la de un estado térmico yermh como propiedad de las cosas; Y finalmente cuando un líquido es expuesto al calor para que hierva zestov. De estas tres, la expresión usada en el mensaje a la Iglesia es la última zestov y está haciendo referencia a cuando se pone una olla en el fuego para que el agua hierva.
Así que cuando habla de frio, tibio y caliente, está hablando de la temperatura del agua y lo usa como una analogía. Se trata del agua. La Iglesia es el agua y su estado es tibio y eso produce vómito.

¿Qué significa esto?
Obviamente la Iglesia en Laodicea sabía perfectamente el significado. Y para que nosotros lo comprendamos tenemos que mirar un poco la historia de lo que ocurría con el agua en esa ciudad.

La ciudad de Laodicea, es una ciudad que se ubicaba en el Valle del Rio Lycus junto a las ciudades de Hierápolis y Colosas. Era una ciudad comercial fundada por el rey seleúcida Antíoco II y la llamó así en honor a su esposa Laodice cerca de 260 aC. La ciudad de Laodicea alcanzó a ser una ciudad muy próspera, una ciudad comercial, ubicada en la intersección de dos importantes rutas, y famosa por sus textiles de lana y algodón. Era un centro comercial y bancario clave. Vendía una muy conocida pomada para los ojos denominada colirio y que contribuía a su riqueza, y también era famosa por prendas de vestir de alta calidad hechas de lana excelente.

Como en toda ciudad, el agua era vital; Y el agua de la Laodicea era rica en calcio. La misma se transportaba primeramente mediante conductos subterráneos, pero el sarro producido por el depósito de calcio tapaban los tubos y el agua no llegaba. Así que los ingenieros y arquitectos romanos diseñaron un acueducto. Un acueducto es un sistema de transporte del agua a la intemperie. Una canalización abierta o con ventilación. Si bien el acueducto solucionaba el transporte del agua, había un problema, el problema era que el agua no llega fría por estar expuesta al sol o a la temperatura ambiente y eso provocaba que el agua llegase tibia a la ciudad. Y deben saber que tomar agua tibia cuando uno tiene calor y sed produce vómito; ¿Porqué?, porque el cuerpo espera un refrigerante y la boca y el estómago reciben agua por encima de unos grados de la temperatura corporal y eso produce nauseas y la nausea induce al vómito. Fácil y sencillo de comprender verdad. Agua tibia no es bueno para el cuerpo. Han de saber que en general cuando se quiere inducir al vómito para eliminar algo del estómago se usa agua tibia con algún otro ingrediente.

Los ciudadanos de Laodicea se quejaban de que el agua llegaba tibia y no tenían medios para solucionarlo, debían esperar el horario nocturno para enfriarla.

El agua tibia oscila entre los 35 a 40 ºC. La mejor forma de comprender el sentido de esto es tener alguna actividad a mediodía en plena luz de sol y con el cuerpo deseoso de agua, pruebe a tomar un par de vasos de agua tibia y luego me cuenta como le fue.

Así como el cuerpo rechaza y aborrece el agua tibia, de la misma manera, el Señor Jesús aborrece la vida tibia, aborrece ese estado indefinido de los cristianos que solo le provoca nauseas.

1 Juan 2
6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

Mateo 12
30 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Mateo 6
24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Lucas 12
9 mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios.

Mateo 10
33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Estos versículos nos tienen que hacer pensar respecto de nuestra vida cristiana. Si pensamos que somos cristianos, y si profesamos ser cristiano pero con nuestra vida y con nuestros hechos demostramos lo contrario, lo que estamos realmente haciendo es negar a Cristo, por lo que, imposible no ser vomitado.

Obviamente esto lleva a la cuestión de la autoevaluación ¿Es usted un cristiano tibio?, si, no, tal vez, quizás no lo sabe; Algunos cristianos suelen considerarse caliente, porque asisten normalmente a las reuniones, o porque tiene alguna actividad en la congregación, o porque se siente bien consigo mismo y con su vida, pero eso no determina que un cristiano sea caliente; Muchos que estiman que son calientes a la verdad son cristianos tibios.

Considere, para conocer la temperatura del agua uno requiere de un termómetro, es el termómetro el que indica si estás frio, tibio o caliente. Y nosotros ¿Cómo saber si estamos tibios de espíritu?, ¿Como medir si nuestra vida es realmente cristiana o un mediocre intento de serlo?; Pues usando un “termómetro Espiritual”; Un termómetro en que la escala de calor esté determinada por la vida, obra y conducta del Señor Jesús (1 Jn 2:6); Y a partir de esa escala podremos medir que tan tibio o caliente, o mejor dicho si somos cristianos o no; ¿Cómo medir?; Pues se trata de ver cuanto se parece nuestra vida a la del Señor Jesús, se trata de saber si Jesús está viviendo su Vida en ti o si tu vives pensando en ti usando el mundo y en la corriente del mundo teniendo actividades con etiqueta cristiana.
Además bíblicamente tenemos también marcas especiales, valores específico de “calor” determinadas por la vida y obra de los apóstoles y de la Iglesia primitiva, que establecen un promedio cristiano. Ese promedio es el valor correcto, el valor aceptado, y ese promedio puede verse fácilmente en

Hechos 2
42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.
43 Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. 44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

Mire esos valores y compruebe si su vida, si su sentir, si su obrar es similar al de ellos o no. ¿Persevera a diario en la doctrina de los apóstoles?, ¿Lee y escudriña a diario las Escrituras?, ¿Está en comunión con el resto de los hermanos?, ¿Ora con los hermanos, comparte su alimento, vela por los necesitados de la congregación? ¿Ayuda a tus hermanos?, ¿Tienes las cosas en común con los hermanos?, ¿Has vendido lo que tienes para participar de una comunidad cristiana a favor de una vida cristiana?, ¿Cumples algún ministerio?, ¿Predicas el Evangelio?, ¿Evangelizas?. Si estás haciendo esto, entonces puedes considerarte un cristiano caliente. Pero si solo te congregas para sentirte bien los fines de semana saludando a los hermanos, ni por un instante pienses que eres caliente, porque debes saber que eres un cristiano tibio, que corre el riesgo de ser vomitado del cuerpo y de la boca del Señor Jesús.

Usted puede tener dos tipos de reacciones frente a este mensaje. La más común es la negación, es ese pensamiento que dice, “eso es imposible”, “eso es una fantasía”, “eso era antes”, “yo tengo mis cosas y las necesito, tengo un trabajo en el mundo, un estudio mundano y debo ser responsable, debo cuidarlo para sobrevivir y hacer sobrevivir a mi familia”, esa negación es una clara negación a la fe. La otra reacción es aquella que cuestiona genuinamente su fe, ¿Dónde está puesta su confianza, en Dios o en el mundo?, ¿Vives por fe o vives según el mundo?, ¿Qué compatibilidad hay entre la vida mundana y la vida cristiana?, ¿Cómo hacer la obra de Dios si se depende del mundo y si estás consumiendo mundo?
Si conocer al Señor Jesús no cambia tu cultura, entonces no cambias nada, no te has convertido, no conoces la conversión. Solo eres un pésimo intento de cristiano que te engañas pensando que irás al Cielo por seguir una denominación, una institución religiosa o a un hombre tan carnal como tú.
O usted sigue con su cultura mediocre de vivir según el mundo justificándose con la frase “estoy bajo la gracia” o cambia su cultura radicalmente a la cultura celestial, a la cultura del Reino de Dios y su justicia aferrándose plenamente a las Escrituras, arrepintiéndose y poniéndose firme en salir de ese estado y promoviendo ese cambio. 

Puede que esto sea alarmante para usted, y a la verdad lo es; Jesús nos está diciendo de que la Iglesia actual está tibia y que solo le está provocando nauseas y la única forma de ser parte del cuerpo es volviendo, retomando las primeras obras, el primer amor, aborreciendo las doctrinas nicolaitas, baalamitas y jezabelitas.
Eso requiere conciencia, arrepentimiento y arduo trabajo por recuperar la fuente de calor, me refiero a recuperar la Vida Espiritual como Iglesia.

1 Tesalonicenses 5
15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 16 Estad siempre gozosos. 17 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 19 No apaguéis al Espíritu. 20 No menospreciéis las profecías. 21 Examinadlo todo; retened lo bueno. 22 Absteneos de toda especie de mal. 

¿Cuando se provoca la tibieza?: Cuando se apaga el Espíritu.
¿Cuando el agua se hace tibia?. Pues bien, hay dos maneras de entibiar el agua. Si sacamos el agua de su fuente de calor, es cuestión de tiempo para que se entibie. También, si tenemos agua caliente y le echamos agua fría, el agua se hace tibia.
El agua tibia no genera ningún beneficio, no sirve para beberla, no sirve tampoco para cocinar, porque las verduras y la carne no pueden cocerse en agua tibia. Aún para hacer un buen lavado, se requiere agua caliente.

Y ¿Cuándo nuestra vida se hace tibia?. Pues bien. Es fácil determinar que cuando un cristiano sale de la fuente que produce calor, cuando se sale del régimen Espiritual, cuando deja de lado la vida cristiana por preservar su vida en este mundo, es allí donde el cristiano se hace tibio.
También cuando se contamina con otra persona no cristiana, la tendencia de ese cristiano es a hacerse tibio. ¿Se entiende?.
De la misma manera en la Iglesia. Cuando la Iglesia se sale de la actividad Espiritual y la reemplaza por entretenimientos, música y show, entonces esa Iglesia se convertirá en una Iglesia tibia.
Cuando la Iglesia antepone una denominación, cuando reemplaza las Escrituras por libros de teología protestante o doctrinas preconcebidas, es cuando la Iglesia se hace tibia
Cuando la Iglesia se une al estado, cuando se une a partidos políticos, cuando se une en yugo desigual con las tinieblas, cuando pone banderas, símbolos, íconos, cuando se institucionaliza humanamente, es allí cuando la Iglesia se hace tibia.
Cuando no se discipula, cuando cada uno hace lo que quiere o forja una conducta a su manera sin respetar los ministerios y la comunidad, es allí donde la Iglesia se hace tibia.

Según lo leído en el mensaje de Ap 3:14-22, la tibieza se había generado porque cada miembro estaba pensando en su vida carnal, se confiaba de si mismo, de su riqueza o de su capacidad comercial, porque solo estaban pensando en su vida materialista y egoísta; Y tal actitud provocaba un alejamiento de Dios, porque se ocupaban de ellos mismos y no atendían los negocios del Padre.
Lo peor de todo es que ellos estimaban que tenían a Cristo, que su Espíritu aprobaba sus vidas, cuando realmente el Señor Jesús estaba fuera de sus vidas, golpeando a las puertas, pidiendo que se arrepientan.
Lo más sorprendente es que los tibios no se dan cuenta de su condición, quizás porque ve que todo es tibio a su alrededor y piensa que eso está bien y eso impide que vea su necesidad, que vea cuan infeliz, cuan desgraciado, cuan pobre, cuan ciego y cuan desnudos están delante del Señor Jesús.

Mateo 24
11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

La Iglesia está en crisis por causa de la tibieza. La tibieza ha provocado el acrecentamiento de la apostasía y la aparición de falsos profetas y falsos ministros que dominan la mayoría de las instituciones religiosas y están copando todos los medios de comunicación. Y esto está generando graves consecuencias, porque muchos cristianos están pasando de la tibieza a la frialdad, la maldad está creciendo y el amor de muchos se está enfriando. El pecado y los malos caminos ya casi no se perciben en la Iglesia, ministros divorciados, pastores en adulterio y fornicación, ministros avaros, codiciosos, deseosos de fama, de popularidad, de dinero, quienes contagian aún a los jóvenes a hacer mercado con ese falso ministerio de la “música cristiana.”

Y tú, ¿Piensas que tienes a Cristo?, ¿Piensas que eres parte del Reino por solo participar de una reunión?, sin compromisos, sin aportes, sin hacer nada. No te engañes. Si estás pendiente de tu propio bienestar, si solo piensas en ti mismo, cuidando de ti mismo, estudiando para ti mismo, trabajando para ti mismo, teniendo cosas para ti mismo, entonces tu eres un perfecto cristiano tibio a punto de ser vomitado.
Ahora bien, ¿Quieres dejar de ser tibio?. Vuelve al Señor Jesús, ocúpate en el negocio del Padre, en su viña, en el negocio de la Vida Eterna. El Señor Jesús no murió para que las personas se sientan cómodas en este mundo. De hecho sabemos que la mejor vida en Cristo es aquella en la que se renuncia a los deseos de la carne, crucificando la carne y sus pasiones para que Cristo viva su vida en nosotros; Y así cumplir el verdadero propósito de Dios.

Es hora de curar la ceguera, es hora de usar colirio Espiritual, es hora de despertar, es hora de buscar las riquezas Espirituales y dejar las materiales, no se puede servir a dos señores.
Despierta, es hora de corregir tu vida, es hora de entregarse con todo al Señor Jesús, al negocio de la Vida Eterna. Deja ya de pensar en ti mismo y en tus necesidades carnales y vanales, porque el ocuparse de la carne es muerte.

EL SEÑOR JESÚS VIENE Y SIN SANTIDAD NADIE LE VERÁ

La Paz del Señor Jesús


IGLESIA EN CASAS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

INTERLINEALES ELECTRONICOS

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?

EL CRISTIANISMO ACTUAL