Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

SALIR DE LA TIBIEZA (Parte II)

SALIENDO DEL ABORRECIBLE ESTADO DE TIBIEZA

HACIA UNA COMUNIDAD CRISTIANA


Apocalipsis 3
16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

En la meditación anterior, habíamos hablado del significado de la tibieza en la vida cristiana.
Y habíamos establecido parámetros bíblicos para poder medir nuestra temperatura Espiritual. Indicando claramente cuando un cristiano está a punto de ser vomitado.

Si la predicación anterior ha generado un estado de alerta en su vida, si está tratando de escapar de la mediocre vida cristiana de asistir a las reuniones de fines de semana, sin aportar, sin colaborar, sin tener oración y lectura diaria, esta meditación servirá para establecer una dirección y los medios para el cambio.

Necesito expresar de antemano, que no va a hacer fácil, que salir de la tibieza requiere mucho esfuerzo y trabajo, pero por sobre todo requiere perseverancia en mantener el objetivo planteado.

¿Ha escuchado la meditación anterior?, ¿Ha leído, ha escudriñado, ha verificado lo expuesto?, ¿Considera que es el mensaje del Señor Jesús para usted, para la Iglesia de estos tiempos?.... ¿Qué fruto produjo la exhortación?, ¿Ha pensado al respecto de su vida cristiana?.
Las Escrituras dicen que las semillas del sembrador caen en diferentes terrenos; ¿Cómo ha caído la exhortación?, dejó que las aves se la comieran?, dejó que Satanás prontamente saque esa alerta, ese pensamiento bíblico y Espiritual de su mente, para volverlo al estado mediocre de siempre? (solo pensar en su “realidad” en este mundo?); O quizás la exhortación cayó entre pedregales, puede que haya sentido la necesidad de escapar del estado de tibieza, puede hasta haber orado pidiendo a Dios un cambio y quizás consideró no tener las fuerzas para enfrentarlo y quedó allí frustrado, con un ideal muerto, nació y murió sin frutos.
O quizás la exhortación cayó entre espinos, puede que haya sentido la necesidad de escapar de la tibieza, puede que haya orado y que tenga las fuerzas y los medios necesario para escapar, para cambiar, pero he aquí que el afán de la vida, el aferrarse a lo material, el trabajo, el estudio, las cuentas, la comodidad, el bienestar carnal ahogan ese ideal tan preciado y queda inutilizado, sin cambios, sin frutos esperando a ser arrancado para ser echado en el fuego.
O quizás la exhortación cayó en una mente que busca libertad, que busca un cambio y que hará lo necesario, sin que nada le importe sino solo el hecho de hacer crecer esa exhortación y provocar los frutos que espera el Señor.

Si buscas libertad, si buscas un cambio genuino, esta meditación te guiará a los próximos pasos, de otra forma, no se tome la molestia de escucharlo o leerlo, porque solo lo irritará.

Salir de la tibieza requiere una planificación que solo puede llevarse a cabo de manera conjunta, como Iglesia; Tal planificación debe contemplar una serie de cambios en todas las áreas de la vida y eso lleva tiempo, tiempo en concientizar, tiempo en apagar la carne, tiempo en encender el Espíritu, encender el propósito de Dios en nuestra vida, tiempo en cambiar culturalmente y tiempo de ir insertándonos progresivamente a la vida cristiana bíblica.

En esta oportunidad, hablaremos de una dirección bíblica para escapar de la tibieza; En meditaciones posteriores hablaremos de muchos otros aspectos y áreas de la vida que debemos cambiar.

Entre los mensajes a las Iglesia, el que marca una dirección de cambio profundo es este:

Apocalipsis 2
5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Recordar, es hacer memoria, es retomar el conocimiento del pasado, recordar lo vivido para que sea analizado y ver cuando y porqué se provocó la caída.
¿Cuándo comenzamos a entibiarnos?; ¿Cuándo fue que la Iglesia sufrió un tropiezo de la que no se ha levantado?.
Si miramos la historia desde sus inicios hasta ahora, podemos ver cuanto ha cambiado la perspectiva de una vida cristiana.
Según las Escrituras:



Mateo 5
10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

Sin embargo, la Iglesia se cansó de ser perseguida, de ser puesta en la cárcel, de ser torturada, quemada y asesinada; Y dejando a su Señor o se rindió y fue en búsqueda de una alianza con su enemigo, fue en búsqueda de un tratado de paz con los incrédulos. Y a causa de esto se formaron las religiones anticristianas, y digo “anti”, porque fueron en contra de los principios y fundamentos del Señor Jesús y los apóstoles; Hablamos de instituciones humanas dirigidas por líderes religiosos que cambiaron el tipo de vida cristiana por una mediocre y aborrecible vida sin propósito, llena de doctrinas nicolaitas, baalamitas y jezabelitas. Y esto puede verse a lo largo de la historia.
Primeramente se formó la religión católica romana (siglo IV en adelante) que persiguió, torturó y asesinó mediante guerras e inquisición a más de 500 millones de personas a lo largo de 1.500 años de historia, enriqueciéndose con los bienes y territorios usurpados y con los altos impuestos cobrados a los pobres; Posteriormente se formó la anticristiana religión protestante (siglo XVI en adelante) que también tuvo su historia de persecución e inquisición y estableció alianzas con los reinos en contra de la religión católica romana, posteriormente los para-protestantes (testigos, mormones, neopentecostales, siglo XVIII en adelante), para ver finalmente un ecumenismo que intenta centrar la religión dominionista. 

Pero el punto principal es este: Considere, los primeros cristianos eran perseguidos, humillados, torturados y asesinados; Hoy los cristianos ya no padecen persecución; ¿Porqué?; Porque todo el mundo se hizo cristiano?, o porque la Iglesia dejó su labor, su obra, su propósito?.

En lo particular: ¿Ha cuantas personas has llegado con el Evangelio esta semana?. ¿Cuántos pecadores se han arrepentido por ver a Cristo funcionar en tu vida?
No me digas que fuiste a esas campañas en la que se hace un show con “música cristiana”, danzas, coreografías de expresiones carnales conformando al mundo, mintiendo y engañando a los pecadores diciéndole “Dios te ama”, cuando sabemos perfectamente que Dios está airado contra el pecador todos los días (Sal 5:5; 7:11; 34:16; Ro 1:18; 2:5; Pr 6:16-19) (¡Vaya, busque, lea, aprenda y deje de engañar a los hombres!, deje también de ser engañado por los pastores de estos tiempos que solo buscan enriquecimiento)

Yo hablo de la predicación que confronta el pecado, hablo de: ¿Cuantos golpes o pedradas recibiste por predicar señalando que Dios aborrece al pecador que se olvida de su Creador para seguir la desobediencia de satanás?.
¿Predicas con tu vida?, ¿Estás yendo en contra de la corriente del mundo?, ¿Es tu vida diferente a los demás?.

Está claro que el cristiano y la Iglesia en general ha perdido la dirección, ha perdido el llamado, el propósito y se ha unido en yugo desigual a la vida consumista, materialista y humanista de los incrédulos, conformándose al mundo y poniendo el rótulo de “cristiano” a cualquier cosa mundana, “música cristiana”, “pub cristiano”, “película cristiana”, “discoteca cristiana”, “show cristiano”, “mimo cristiano”, “payaso cristiano”, “circo cristiano”, “baterista cristiano”, “psicólogo cristiano”, “abogado cristiano”, “curandero cristiano” …

Mateo 5
13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

¿Qué queremos decir con estas expresiones del Señor Jesús?; Pues queremos decir, que en definitiva la Iglesia perdió su “sabor”, la Iglesia ya no irrita con el Evangelio, de hecho ya ni lo predica, solo hace un vil intento de agradar a los hombres, conformándose a los gustos de los incrédulos.
Por eso no son perseguidos, por eso ya no son aborrecidos, porque han abandonado la causa del Señor Jesús, se rindieron a la vida mundana del bienestar bajo la esclavitud del dinero y del capitalismo.

Confirmamos enfáticamente que si el cristiano no es aborrecido por la Predicación de la Palabra, si no es aborrecido por su manera cristiana de vivir en el Evangelio, no sirve absolutamente para nada y que tal vida sin propósito solo lo conducirá al infierno.

La Iglesia en Laodicea se consideraba rica, y claramente las Escrituras dicen que los ricos no entrarán en el reino de los Cielos (Mt 19:23) y Santiago dice “los ricos serán miserables” (Stg 5:1) que también se traduce “los ricos serán desgraciados”.

Apocalipsis 3
17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

Los cristianos en Laodicea se confiaban de su potencial económico, estaban continuamente buscando una vida mundana, un confort aquí en la tierra, una vida materialista y al hacerlo se cumple las Escrituras, de que tal vida es una vida desgraciada, miserable, desventurada. Lo mismo ocurre con los cristianos de hoy en día que solo piensan en una vida carnal.

Considere: “Bienaventurado cuando le persigan, cuando le aborrezcan por causa del Señor Jesús” o “miserable y desgraciado por buscar una vida materialista en este mundo”.

Como verán estamos llegando a conclusiones cristiana concretas, que definen claramente el porque perdemos la dirección y el propósito del Señor Jesús y que cambios culturales debemos hacer para recuperar dicho propósito.

Ahora bien, ¿Porqué busca el cristiano lo material?; Lo hace porque no quiere ser pobre; Y porque su “pastor” le dice que “ser pobre es signo de pecado y maldición y que la verdadera bendición de Dios es todo lo material que pueda obtener trabajando en este mundo”, y a pesar de que no hay un solo texto que avale esto, todos los cristianos ignorantes lo creen y se lanzan a un camino que conduce a la muerte (Ro 8:6)

El Señor Jesús nos ha enseñado a despojarnos de todo (Lc 14:26), pero ¿Porqué el cristiano no quiere despojarse?; Porque le tiene miedo a la pobreza material.
Porqué los cristianos le temen a la pobreza material? ¿Porqué quieren dejar de ser pobre en lo material?
Las Escrituras dicen:

Santiago 2
5 Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?

Considere: “Cuanto más se afana un cristiano de salir de su pobreza material, más pobre se hace Espiritualmente con riesgo a perder su Herencia Celestial”.

1 Timoteo 6
17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

Cuando leemos esto, vemos que es al revés de lo que se estima y de lo que predican las religiones; Si tienes riquezas debes vender todo y repartirlo a tus hermanos necesitados, ser pobre materialmente para ser ricos en buenas obras.
Está tan claro y sin embargo lo que hicieron los primeros cristianos nosotros como Iglesia no lo queremos hacer.

Sin embargo como hemos leído, “mira de donde has caído”, “arrepiéntete”, “HAZ LAS PRIMERAS OBRAS”.

Salir de la tibieza es volver a las primeras obras.
Hablar de hacer las primeras obras es volver a la cultura de los primeros cristianos, no hablo de una vida antigua, hablo del conocimiento que promovía una vida desinteresada en el mundo por una vida comunitaria basada en la Fe del Hijo de Dios.

Hechos 4
32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.

Se trata de “comunidad”, y el principio para esto está en:

1 Corintios 10
24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

Escuche bien, SE TRATA DE COMUNIDAD, NO COMODIDAD.
Para tener las cosas en común, uno debe despojarse de la comodidad.

Hablamos de una COMUNIDAD CRISTIANA, y nuevamente no hablamos de poner un cartel o una denominación con nombre de “comunidad cristiana”, la mayoría que tiene nombre de “comunidad cristiana” por lo general son todas congregaciones ecuménicas aborrecidas por el Señor.
Nosotros hablamos de una vida comunitaria. Un tipo de vida desconocida en estos tiempos.
Sabemos que algunos grupos lo han intentado y han fracasado y por esta razón se le tiene mucho temor; Aún la prensa mundana habla muy mal de esos grupos y siempre trae a la memoria como ciertos grupos con rótulo de “comunidad cristiana” se han aprovechado de personas, de niños, de mujeres. De hecho hay muchos ministros, pastores y religiones que promueven la “comunidad” pero solo para beneficio propio o para propósitos oscuros.

Nosotros nos referimos a una comunidad que en el aspecto social se compara a un “barrio cristiano”; ¿Conoce un barrio cristiano? ¿Se imagina un barrio cristiano? con vecinos cristianos, casas básicas y sencillas, con un centro congregacional y educativo cristiano, con una vida cristiana, donde no llega la televisión mundana, donde no hay actividades mundanas ni ruidos mundanos; Un lugar sin alcohol, sin tabaco, sin drogas, donde las personas aprenden oficios básicos, aprenden a desenvolverse de manera práctica, a no ser materialista ni consumista, personas que no buscan el afán de las riqueza o de los vicios, sino de participar en familia, comer en familia, ayudarse mutuamente, tener actividades, juegos, centros creativos y hasta deportivos sin competición mundana? Se imagina un lugar donde los cristianos cultiven sus propias verduras, tener sus animales, granjas pequeñas, tener servicios mancomunados, empresas mancomunadas. Tener su propia agua, sus propios recursos eléctricos, etc…?
¿Sería posible?. SI, si nos unimos, si nos proponemos firmemente esto en el Señor podemos alcanzarlo.
Sería perfecto, como un área privada, alejada de las ciudades, donde los cristianos tengan sus hogares. Podría tener su empresa o su trabajo en la ciudad, pero al salir iría a su comunidad.
La Iglesia podría plantear tener un espacio dentro del barrio y otro en la ciudad para seguir predicando y santificando a los que creen hasta que puedan escapar de la cultura mundana.

Y tanto que se podría hacer, pero primero lo primero. Primero el cambio cultural, debemos enseñar a cada cristiano a escapar del consumismo del derroche innecesario, del materialismo sin sentido y por sobre todo cambiar ese mal de estimar que uno tiene derecho a una propiedad en este mundo. Esto es muy difícil de asimilar, difícil de despegar de la mente carnal, pero si el cristiano no abandona el sentido de propiedad, si no abandona el sentir egoísta no podrá participar de la comunidad.
Como dice la Escritura “ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía”.

Esto requiere que la comunidad determine parámetros cristianos bíblicos, para que nadie ajeno a la congregación sea parte de ella. Sin importar parentescos carnales, sin importar calidad de vida, o capacidad donativa, la comunidad debe ser puramente de cristianos que tengan el mismo sentir. Es aquí donde comienza un duro proceso por definir y filtrar a las personas. Esto es muy necesario.

Hasta aquí hemos mostrado un panorama general resumido de hacia que debe apuntar la Iglesia como congregación, el Señor irá esparciendo y perfeccionando en cada congregación lo que se requiere.

¡Cuidado!, no estamos proponiendo una alternativa, estamos señalando una salida, la cual es necesaria. Este mundo es cada vez más sodomita y LA IGLESIA YA NO PUEDE CONVIVIR CON EL MUNDO.

Jeremías 51
45 Salid de en medio de ella, pueblo mío, y salvad cada uno su vida del ardor de la ira de Jehová. 46 Y no desmaye vuestro corazón, ni temáis a causa del rumor que se oirá por la tierra; en un año vendrá el rumor, y después en otro año rumor, y habrá violencia en la tierra, dominador contra dominador.

Apocalipsis 18
4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas;

Nuestros hijos ya no deben ser adoctrinados anticristianamente y vivir anticristianamente en una sociedad que permite el matrimonio homosexual, que permite el adulterio, el divorcio, la prostitución, la drogadicción, el alcoholismo, etc. Hasta cuando vamos a tolerar ver que nuestros hijos abandonan el Buen Camino por una vida materialista y terminen violados por el mundo como le pasó a Dina (Gn 34)?. Hasta cuando vamos a tolerar tener tantas bajas en la congregación?, tantos cristianos carnales llenos de pecados?, tantas situaciones difíciles por resolver?.
Tenemos que proponer cambios radicales en serio.

Esta sociedad va de mal en peor. Con la aprobación del matrimonio homosexual se abren las puertas para la demanda y la legalización de cualquier tipo de matrimonio, inclusive la poligamia, el matrimonio con niños u adolescentes.
Religión como la de los mormones y muchos ministros protestantes esperan que la bigamia y la poligamia sea posible. Hasta ya tienen todos los textos del Antiguo Testamento para justificar tan pecaminosa vida.

Considere lo expuesto, ore y proponga la posibilidad de alcanzar una comunidad cristiana.

EL SEÑOR JESÚS VIENE Y SIN SANTIDAD NADIE LE VERÁ


La Paz del Señor Jesús

IGLESIA EN CASAS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

INTERLINEALES ELECTRONICOS

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?

EL CRISTIANISMO ACTUAL