Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

CONVERSION

CONVERTIRSE AL SEÑOR JESÚS ES
ESCAPAR DE LA CULTURA ESCLAVISTA



Introducción

[CULTURA: (Del latín “cultūra”) referido a cultivo / Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollarse de acuerdo a lo que ha aprendido / Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, etc.]

La palabra cultura tiene muchos conceptos y muchos significados interrelacionados. En particular en esta meditación nos referimos a la cultura como los principios que promueven el estilo de vida, las costumbres y las tradiciones, también a la cultura como el patrón o el modelo de sociedad a la que se aspira.

Casi mil novecientos años antes de Cristo, Jacob con sus hijos y sus nietos entraron a Egipto para ver el esplendor de una de las civilizaciones más grande de aquella época; En Egipto el pueblo judío creció y se desarrolló, allí aprendieron muchas cosas sobre todo una cultura que influenció en las generaciones posteriores. Todo marchaba bien, hasta que los egipcios sometieron a los judíos y los esclavizaron, aprovechándose de sus fuerzas, poniendo pesado yugo para que pudieran sobrevivir día a día con la ración de alimentos que el faraón les daba: Y en Egipto estuvieron como cuatrocientos treinta años.

Luego, casi mil quinientos años antes de Cristo, Dios estableció un pacto con el pueblo judío, dándole libertad de la esclavitud y de la cultura egipcia y dándole la ley mosaica para que los judíos basaran su vida, su cultura y su desarrollo en amar a Dios y al prójimo obedeciendo reglas y normas de convivencias leales y justas. Los judíos llevaban una marca exterior en su cuerpo que era la circuncisión como señal de un pueblo diferente a los demás. Circuncisión significa “descubierto”, “destapado”, “expuesto”, y reflejaba que ellos eran un pueblo descubierto, revelado (sin cubierta, sin velo) con un nuevo tipo de vida, una nueva cultura basada en la ley de Dios; El resto del mundo vivía bajo una cultura incircuncisa, es decir cubierta, tapada, sin revelación de Dios.

Levítico 26
41yo también habré andado en contra de ellos, y los habré hecho entrar en la tierra de sus enemigos; y entonces se humillará su corazón incircunciso, y reconocerán su pecado.

Jeremías 6
10¿A quién hablaré y amonestaré, para que oigan? He aquí que sus oídos son incircuncisos, y no pueden escuchar; he aquí que la palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman.

Romanos 2
29sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.

Sin embargo por su desobediencia el pueblo judío tuvo que soportar terribles castigos y de nuevo el sometimiento extranjero. Dios levantó los grandes imperios de la historia para castigar y corregir a Israel (Dn 2:21), para que se volvieran nuevamente a Dios, pero podemos ver tristemente como aquello que fue utilizado con la intención de producir arrepentimiento terminó generando en los judíos un profundo cambio cultural, hacia una cultura egoísta y ególatra. Porque bajo el dominio de los imperios los judíos asombrados pudieron ver el potencial de los pueblos y absorbieron las utopías, los ideales extranjeros, los estilos de vida, las políticas de agresión, los beneficios del intercambio comercial, el control de los mercados, las ventajas que proveía la tecnología, y vieron un mundo codiciable y avaro. Por esta causa los judíos cambiaron su cultura, su forma de ver la vida, porque fueron colonizados por el pensamiento helenístico del engrandecimiento del hombre y su poderío mediante la civilización avara y consumista. Y para peor, los judíos mezclaron su religión con la cultura gentil. Siendo su circuncisión una simple señal exterior porque su incircuncisión la llevaban bien adentro (Jr 6:10).

Leamos un poco las Escrituras y veamos en que se ocupaban y preocupaban los judíos:

Lucas 12
15Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Lucas 12
20Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?

Lucas 12
22Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. 23La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido.

Lucas 12
26Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás?

Mateo 15
3Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 5Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.

Juan 2
15Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; 16y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.

Mateo 23
14¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación. 15¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.
16¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor. 17¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro? 18También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor.

Lucas 12
30Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. 31Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

Cuando Jesús nació en esta tierra, se encontró con un Israel plenamente dominado y viciado por la cultura gentil, un Israel colonizado mentalmente por la avaricia, con una religión hipócrita y corrupta que torcía las leyes y menospreciaba a los pobres y a los minusválidos;
Jesús veía que su pueblo se afanaba por cosas carnales y terrenales (bienes, propiedades, casas, confort, campos, mercados, placeres, etc); Jesús veía como el pecado del afán y de la avaricia se había apoderado de su pueblo y se había implantado como eje de la existencia humana; Jesús veía que aún los líderes religiosos habían permitido que el templo fuera un centro comercial, un mercado de animales y de cambistas. Y haciendo un azote luchó para derribar tan corrupto modo de vivir y comenzó a predicar el arrepentimiento y la conversión, anunciando el Reino de Dios y su justicia. Jesús perfeccionó la ley, buscando con su predicación un retorno a los principios establecidos por Dios, y esto implicaba un cambio cultural, un llamado a volver a aquella cultura de amar a Dios y al prójimo, porque estaban corrompidos y viciados, pensando en sí mismos.
Contrariamente a lo que hoy se predica, todo ser humano debe saber que Jesús fue asesinado por hombres y  mujeres que no soportaron la doctrina, la enseñanza y la vida práctica de Jesús, la cual se basaba en la Fe en Dios; Jesús fue humillado y sacrificado porque no soportaron su manera de ver las cosas, y porque no les agradaba el significado y los objetivos de la vida que Dios exponía por medio de Él.
El Evangelio no es solo historia, Jesús hizo lo que hizo para corregir el “curso” y el “uso” que se le daba a la vida.
El mensaje de Jesús tiene la firme intención de cambiar vidas.
El mensaje de Jesús delata el pecado y corrige la vida del hombre.
El mensaje de Jesús es para corregir la vida y no para dar riendas sueltas al libertinaje.

Sabemos cómo terminó el pueblo judío, la desolación anticipada por el profeta Daniel y confirmada por Jesús cayó sobre los judíos (Dn 9:27; 11:31; Mt 24:15), la historia muestra que Jerusalén fue derriba y pisoteada, su pueblo esparcido y perseguido por todo el mundo, su templo fue destruido completamente, y los judíos murieron a espadas, solo unos cuantos escaparon y todavía se hace justicia por sus propias palabras “su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos” (Mt 27:25).

Y dice las Escrituras, que todas estas cosas se escribieron como ejemplo para nosotros:

1 Corintios 10
11Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.

¿Y quiénes han alcanzado los fines de los siglos?. No somos nosotros?, no estamos en los últimos tiempos?. Lo que nos lleva a una cuestión importante: ¿Cómo estamos nosotros?, ¿Cómo estamos como Iglesia?, ¿Somos el Reino de Dios? o decimos que los somos y nuestros corazones están incircuncisos como el pueblo judío?.
¿Qué le pasaba a la Iglesia en Laodicea?. No estaban pensando ellos en prosperidad, riquezas, bienes, confort, buen estilo de vida? Acaso no era una Iglesia mundana, con valores carnales por encima de los valores Espirituales?. Porque conocemos el mensaje de Jesús para los tales (Ap 3:14-22).

En esto es lo que me interesa meditar, en ¿Cómo estamos como Iglesia?; Porque es preocupante ver como las religiones usan los medios de comunicación para estimular la vida carnal, trabajo, prosperidad, casas, autos, salud, dinero; Siembre dinero si quiere dinero, siembre dinero si quiere casa, o coche, o salud, o lo que sea. Eso es pura carne, pura vida terrenal, vacía, sin sentido, corrupta.
Es lamentable ver como las religiones usan a la Iglesia como mercado de cosas sin sentido, venden música, venden souvenir, venden amuletos, venden novelas, venden almanaques, venden basura, iguales a los religiosos en tiempo de Jesús que habían hecho del Templo un mercado. Y ya Pedro nos dijo que “por avaricia harían mercadería de nosotros” (2 Pe 2:3)
Todo cristiano que siembra dinero, es un cristiano necio, un cristiano desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo, no lo digo yo lo dice las Escrituras (Ap 3:17).

Sé que la Iglesia busca saber que vendrá, cuándo será el fin, si habrá o no arrebatamiento. He aprendido que eso no es lo importante, lo importante es saber si estamos preparados para cuando ese día llegue.
Porque si estamos pensando como las religiones cristianas actuales, iguales a los religiosos judíos en tiempos de Jesús, pensando en bienestar, prosperidad, salud, paz y seguridad, fama, popularidad, reconocimiento, vamos a terminar vomitados, escupidos por la tibieza de nuestra manera de vivir (Ap 3:17; Fil 3:18-19)

Eclesiastés 1
9¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. 10¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.

Por eso debemos preguntarnos ¿Cómo estamos como Iglesia?, El pensamiento es el mismo al de las religiones cristianos? buscando prosperidad, bienestar, ¿Es la misma cultura? el mismo parecer? los mismos valores?, porque si es el mismo entonces la Iglesia también es incircuncisa de corazón y la Gran tribulación también caerá sobre todos aquellos que están pensando en una vida terrenal (nacer, estudiar, trabajar, consumir, sobrevivir), porque dice las Escrituras “¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará “, ya lo conocemos.

En estos tiempos si la Iglesia no aprende a vivir por Fe, si no sigue el ejemplo de Jesús, será una Iglesia vomitada.

Hoy la Iglesia debe recapitular su “estilo de vida”, porque si sigue permitiendo que la Globalización y el Ecumenismo cunda sobre sus congregantes terminarán escupidos al lago de fuego.

¿Qué es la globalización?

Apocalipsis 17
1 Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; 2 con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.

Apocalipsis 18
3 Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.

¿Cuánto vino de la globalización has bebido o estás bebiendo? ¿Cómo llegarás a estar sobrio en el día del Señor?

Romanos 12
2.No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

1 Pedro 1
13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;



La Paz del Señor Jesús

IGLESIA EN CASAS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

INTERLINEALES ELECTRONICOS

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?

EL CRISTIANISMO ACTUAL