Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

¿COMO PREDICAR? Parte 3



Algunos cristianos luego de haber practicado el Evangelio, descubren que son llamados a la tarea de enseñar y predicar.

En sus primeros pasos el predicador se pregunta:

-       ¿Cómo hacer una prédica o sermón?
-       ¿Cómo construyo el mensaje bíblico?
-       ¿Cómo predicar?
-       ¿Qué recursos puedo utilizar?
-       ¿Qué es la Homilética, la Hermenéutica y la Exégesis?


Mediante estos post, resumimos los elementos necesarios para aprender a construir un mensaje bíblico. Esperamos sea de utilidad y estaremos atento a cualquier consulta.

LA CONSTRUCCIÓN DE UN MENSAJE BÍBLICO – PARTE III
HERMENÉUTICA: EXEGESIS vs EISÉGESIS


Introducción

En esta última parte intentaremos explicar de donde proviene la fuente de “La Revelación Escritural” y como usar esa revelación para expresarla en un mensaje bíblico.

Pero primeramente debemos posicionar el rol del predicador; Para ello vamos a leer:

1 Corintios 3
9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

(3:9) θεουDe Dios γαρporque εσμενsomos/estamos siendo συνεργοιcolaboradores θεουde Dios γεωργιονcampo de cultivo θεουde Dios οικοδομηedificación/(edificio) εστεestán siendo


1 Corintios 14
4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia.

(14:4) οEl λαλωνhablando γλωσσηa lengua εαυτονa sí mismo οικοδομειedifica/está edificando οel δεpero/(y) προφητευωνhablando como profeta/(vocero intérprete) εκκλησιανa Iglesia/asamblea οικοδομειedifica/está edificando


Efesios 4
29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

(4:29) παςToda λογοςpalabra σαπροςpodrida/corrompida εκde/del/procedente de/(de en) τουla στοματοςboca/rostro/cara υμωνde ustedes μηno εκπορευεσθωesté saliendo αλλsino ειsi τιςalgo αγαθοςbueno προςhacia οικοδομηνa edificación τηςde la χρειαςnecesidad ιναpara que δω χαρινfavor/gracia τοιςa los ακουουσινoyendo


Una de las primeras cosas que aprende el genuino predicador, es que él no es la verdad, ni dueño de la verdad. La Verdad es Cristo Jesús y esa Verdad habita en cada cristiano. Lo único que hace el predicador o maestro es colaborar en el desarrollo de esa verdad en el cristiano. Un predicador colabora, cuando el mensaje que brinda genera el despertar de una virtud o potencia que hasta ese momento el cristiano no conocía o conocía a medias o no la entendía. Así el predicador es solo una herramienta circunstancial, algo que usa Dios para el beneficio Espiritual de su pueblo y no para la gloria o exaltación del predicador.
El predicador es comparado como uno que “siembra” o “riega” una planta, o un albañil que edifica un edificio; Pero el crecimiento lo da Dios.

1 Corintios 3
7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.

El crecimiento del cristiano
La naturaleza del Evangelio en el cristiano tiene la similitud al crecimiento de una planta. Una planta comienza con una semilla; La semilla es una síntesis del potencial de la planta que solo podrá expresarse cuando esta sea plantada y regada. De la misma manera el Evangelio en un cristiano comienza con una síntesis adquirida a través de la lectura bíblica.
Lo primero que aprende un cristiano cuando se inicia, son historias bíblicas, como biografías de diferentes personajes bíblicos que intenta entender y comienza también a centrarse en la historia y enseñanzas del Señor Jesús. Obviamente hay cosas que no entiende, que no puede asimilar y necesita ayuda, necesita “agua” para procesar y entender el propósito de las enseñanzas. Es aquí donde los predicadores intervienen para colaborar en la edificación Espiritual de los cristianos.
Y a medida que el cristiano crece en el conocimiento de Dios, las biografías quedan atrás y todo un campo científico Espiritual comienza a abrirse en la mente del cristiano, y es aquí donde nuevamente el predicador debe acrecentar su potencial para explicar los “misterios” de Dios.

Colosenses 2
2 para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, 3 en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

Un “misterio” es un conocimiento escondido, algo que no está revelado o que no está explicado. Hay muchos conocimientos que para los cristianos son incomprensibles, por esta razón puso el Señor, profetas (predicadores, intérpretes), maestros y consejeros, que son dones Espirituales para la Iglesia, capaces de revelar tales misterio de acuerdo al crecimiento de la Iglesia, con esto último queremos indicar que Dios controla y brinda revelación de acuerdo a la capacidad de asimilación de la congregación.

En esta área los predicadores necesitarán fortalecer su hermenéutica y su capacidad de explicación.

De la hermenéutica deriva la “exégesis”, pero antes de explicar esto debemos saber:

¿Cómo revela el Señor Jesús las cosas de su Reino?

Juan 14
26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

1 Corintios 2
10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Efesios 1
17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

Efesios 3
1 Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles; 2 si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros; 3 que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, 4 leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, 5 misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: 6 que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio, 7 del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.

De lo leído podemos determinar que:

La fuente de toda revelación es el Espíritu Santo y tal revelación manifiesta, una autoridad Espiritual y una autoridad legal:

-       * Autoridad Espiritual: Exégesis bíblica
*      * Autoridad Legal: Las Escrituras en sus idiomas originales

Toda la autoridad, en cuanto a revelación, la tiene el Espíritu Santo, que es el Espíritu de Jesús depositado en sus discípulos, que posteriormente fueron apóstoles, quienes a parte de continuar con la Obra del Señor, nos han legado las Escrituras como fundamento testimonial (Ef 2:20) la cual se ha convertido en la autoridad legal de todo cristiano incluyendo mayormente de los predicadores.
Entonces, a partir de estas afirmaciones, todo predicador debe comprender que existe la autoridad Espiritual y la autoridad legal y fuera de ellos no existe ninguna otra autoridad, es aquí donde los cristianos deben comprender que las instituciones religiosas con sus seminarios y universidades no están autorizadas por Dios, ni son usadas por Dios, ni tampoco deben considerarse autoridades reveladoras, sino rebeldes a la autoridad Escritural.

Por otra parte, la revelación Espiritual jamás se va a contradecir a las Escrituras, de hecho las Escrituras es el medio para comprender la revelación Espiritual. Un predicador no debe decir “Dios me dijo” y que esa expresión no tenga ningún sustento bíblico y sobre todo cuando esa expresión intente exaltar al hombre o buscar un beneficio propio o institucional.

Respecto a la autoridad legal, debemos establecer también que el verdadero Testimonio fue escrito en los idiomas hebreo (+98%) y arameo (-2%) para el AT y del griego koiné (100%) para el NT.
Hoy, el testimonio legal tiene aproximadamente más de 19.000 manuscritos como evidencia histórica, más del 90% de ellos proveen con exactitud una fuente fidedigna de las Escrituras, y aproximadamente un 40% de los manuscritos están disponibles en el internet y son de acceso público. Por lo cual la Iglesia tiene todos los medios para recuperar los manuscritos y el aprendizaje de los idiomas bíblicos que por siglos había estado restringido para la Iglesia por causa de las religiones.

Es importante destacar también, que muchos cristianos desconocen en que idioma se escribieron las Escrituras, muchos olvidan que las biblias que usan actualmente son solo traducciones, labores e interpretaciones humanas, en muchos casos con muchas diferencias forjadas por la filosofía ideológica o teológica de cada religión.
El cristiano debe saber y comprender que la genuina inspiración de las Escrituras se hizo en el idioma hebreo para el AT y del griego koiné para el NT, y es razón suficiente para que los predicadores comiencen a aprenderlos. En esta área los predicadores deben esforzarse en conocer por lo menos la base idiomática de los idiomas bíblicos para no tener que depender de traducciones elaborados por empresas religiosas, que lamentablemente generan una terrible tergiversación para beneficios religiosos e institucionales.

EXEGESIS

Cuando Juan comienza a redactar el Evangelio en el verso 18 del capítulo 1 dice:

Juan 1
18A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

(1:18) θεονA Dios ουδειςnadie εωρακενha visto πωποτεen ningún tiempo οel μονογενηςunigénito υιοςHijo οel ωνsiendo ειςen/en un/en una/para/por/hacia dentro τονa/al/a el κολπονseno τουde el πατροςPadre εκεινοςaquél εξηγησατοexplicó/(dio interpretación)


Respecto de este versículo es interesante destacar, que en el idioma original (griego koiné) la expresión “le ha dado a conocer” es el resultado de traducir el vocablo exhghsato “exiguisato” que significa “explicar” o también “guiar al conocimiento”.
En particular el apóstol Juan revela que el Señor Jesús es la perfecta “exégesis”, la perfecta “explicación de Dios” para los hombres.

Pues bien exhghsato proviene de la palabra exhghsiv [1653] “exigisis” conocido en nuestro idioma como Exegesis.

Exhghsiv  (exigisis) “Exegesis”: Palabra compuesta por el vocablo ex proveniente de ek que significa: “sacar hacia afuera”, más el vocablo griego hgeomai “dirigir, guiar, juzgar”, y hace referencia a explicar una cosa, interpretar, guiar un conocimiento o una voluntad.
Cuando tomamos un texto bíblico y lo estudiamos analizando palabra por palabra estamos aplicando “exegesis” y la interpretación es el resultado del estudio en conjunto de las palabras del texto, para esclarecer una enseñanza.
A partir de ese principio, la exégesis puede ser tan útil o tan contraproducente para el predicador; Porque al usar la exégesis inevitablemente hacemos uso de la razón, del juicio propio, de la sabiduría, de la inteligencia que si no está alineado con el Espíritu y no está centrado al 100% a las Escrituras la interpretación no será correcta o bien no tendrá la pureza apropiada.
Hoy muchos predicadores son influenciados por principios filosóficos seculares, o por las ciencias mundanas o humanistas, y es inevitable porque hoy todos son escolarizados por los sistemas educativos, y eso significa que sus mentes están domadas y estructuradas al molde del sistema. Por ejemplo: Hay predicadores que hasta la fecha estiman que la tierra gira alrededor del sol, cuando bíblicamente es todo lo contrario, de hecho la tierra no se mueve, sino que todo gira alrededor de la tierra, pero arrancar del cristiano el fraude de la teoría (porque es una teoría) del sistema solar es muy difícil, y en muchos casos siguen prefiriendo la filosofía mundana que la Verdad bíblica. Por esta razón hablamos de cuan frágil es usar la exegesis, todo va a depender de las influencias externas. Pero un predicador que desecha y desestima toda filosofía humana y toda ciencia del mundo y se centra al 100% en las Escrituras su exégesis e interpretación será de provecho.
  
Colosenses 2
8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

1 Timoteo 4
7 Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad;

La exégesis no es un capricho, es una necesidad en todo cristiano, las Escrituras dicen:

1 Corintios 2
10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Escudriñar, es inquirir, averiguar, examinar cuidadosamente, en definitiva es usar la exégesis.

Conceptualmente podemos decir que la exégesis bíblica es el proceso que analiza un texto bíblico para dar una explicación del mismo, teniendo en cuenta factores tales como el contexto (a quien está dirigido y bajo que circunstancias), el trasfondo cultural (aspectos tales como la geografía, marco histórico, político, social, religioso, etc.), la composición gramatical (aspecto literario, profético, poético, sapiensal o  filosófico, etc).

Obviamente la exégesis se extiende cuando leyendo las Escrituras, nos encontramos con la necesidad de explicar una parábola, un proverbio, un salmo, o una oración que tiene figuras, símbolos, imágenes, etc. Todos estos aspectos juegan un rol importante en la correcta interpretación.

Por ejemplo cuando Jesús dice en:

Mateo 4
4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Aquí el vocablo “pan” hace referencia a la comida o a la necesidad física de comer, mientras que el vocablo “boca” hace referencia interpretativamente a la fuente de la cual proviene la declaración de Dios.
A simple vista muchos comprenden esto, pero otras personas no; Otros pueden estimar que Dios tiene una “boca” física como la del hombre.
Sin embargo, para comprender y explicar con precisión esta oración, el predicador tiene que analizar el contexto y considerar el “simbolismo” utilizado para declarar la idea general, la cual es: Que la “vida” del hombre depende más de lo que Dios ha declarado de lo que pueda comer.

Una buena exégesis y una buena interpretación de las Escrituras es posible cuando se tiene en cuenta los siguientes aspectos:

-       Aspecto contextual:
o   A quien está dirigido
o   Bajo que circunstancias

-       Trasfondo cultural:
o   Marco histórico
o   Marco geográfico
o   Marco político
o   Marco social
o   Marco religioso
o   Otros

-       Composición literaria:
o   Enseñanza doctrinal
o   Profético
o   Poético
o   Sapiensal o filosófico
o   Otro

-       Aspecto gramatical:
o   Análisis gramatical
o   Análisis morfológico
o   Análisis sintáctico.

Por Ejemplo:

Jesús dijo:

Lucas 9
62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Un cristiano que no tenga exegesis pensará que solo los agricultores tienen la posibilidad de ir al Reino de Dios.

Sin embargo si un predicador quiere explicar este texto usando exégesis, lo explicará desde los aspectos antes mencionados:

-       Aspecto contextual:
o   Dirección: El versículo está dirigido para aquellos que quieren ser cristianos.
o   Circunstancia: Explica lo que se requiere para ser discípulo del Señor Jesús.

-       Trasfondo cultural:
o   Marco histórico: (Siglo I). El arado era una tarea u oficio general necesario para aquella época. La agricultura era parte de la educación para la supervivencia.
o   Marco geográfico: (Israel en el siglo I bajo el imperio de Roma)
o   Marco político: La agricultura era esencial para generar recursos y pagar los impuestos.
o   Marco social: El arado se hacía a fuerza de sangre, mediante animales y maquinas básicas como la asada de hierro o madera y requería la dirección del hombre para que el surco saliera derecho. En la antigüedad para realizar un surco lineal derecho se usaban banderines al final del campo y el que araba tenía una guía en el cabezal de los bueyes para mantener la rectitud del arado. Esto implicaba también que el agricultor aplicara fuerza física para mantener la asada a una profundidad determinada quitando las rocas con las que tropezaba a su paso. Era una tarea complicada que requería destreza, fortaleza, firmeza y dirección.
o   Marco educativo: Muchas de las enseñanzas se realizaban mediante analogías. El Señor Jesús también las utilizaba y este es un buen ejemplo. En este caso está dando claramente a entender que ser cristiano es un oficio similar al arado, (requiere fortaleza, firmeza y dirección).
o   Otros: Si el que ara mira hacia atrás o no tiene puesto los ojos en la meta pierde la dirección y perjudica el trabajo.

-       Composición literaria:
o   Enseñanza doctrinal mediante una analogía: Ser cristiano es como uno que ara un campo. Quien pretenda ser cristiano o discípulo del Señor anhelando o queriendo vivir una vida como en el pasado no podrá llegar al Reino de Dios, porque desviará su camino y estropeará su vida.
-       Aspecto gramatical:
o   Análisis gramatical: Énfasis en el vocablo “apto”, que implica un requisito primario. Análisis morfológico: El vocablo “apto” se traduce de euyetov [1913] “evdzetos” que también significa “apropiado”, “bien colocado”.
o   Análisis sintáctico: La oración puede considerarse predicativa, activa, enunciativa, comparativa, afirmativa.

Interpretaciones Básicas:
-       No se puede ser cristiano sin abandonar la pecaminosa vida vieja.
-       No se puede ser cristiano sin tener puesto los ojos en Jesús.
-       No se puede anteponer lo carnal (sentimiento, emoción, pasión o instinto) a lo Espiritual

Ser un buen exégeta o un buen “explicador”, requiere que el predicador se enriquezca de recursos auxiliares que le permitan comprender los aspectos mencionados.
Actualmente existen una infinidad de recursos, mucho de ellos de forma digital, ágil y progresiva.

El predicador debe concentrarse en la interpretación para canalizar una aplicación en la vida cristiana.

El predicador puede agregar referencias cruzadas o enriquecer la enseñanza con base bíblica adicional.

Así la exégesis tiene el propósito u objetivo de explicar un texto basado en los factores descriptos.

EISEGESIS
Ahora hablaremos de una palabra que aunque se parezca a la exégesis, en realidad juega un papel contradictorio a la interpretación bíblica.
Hablaremos sobre esto, porque define de manera precisa la posición filosófica de cada religión.

Eishghsiv (isigisis) “Eisegesis”: Palabra compuesta por el vocablo: eiv que significa “introducir hacia adentro”, más el vocablo griego hgeomai “dirigir, guiar, juzgar”, y hace referencia a argumentar o proponer o sugerir una interpretación.

Para explicarlo de la manera más sencilla, razonable y práctica, diremos que la “eisegesis” es el proceso inverso a la exegesis, es decir, es el proceso mediante el cual se introducen palabras o conceptos que no están en el texto bíblico. Una forma muy común de hacer eiségesis, es cuando se tiene una idea predeterminada o preconcebida, o un concepto creado o estimado por uno mismo, y entonces se dirige al texto bíblico para justificar tal idea predeterminada (generalmente a toda costa), haciendo que las Escrituras digan lo que no dicen.

Por ejemplo: El vocablo “trinidad” no es bíblico, es decir, no está en las Escrituras, sin embargo es una doctrina preconcebida que tiene la mayoría de los cristianos por causa de la teología “eisegeta” de las religiones (católicas y protestantes). Al leer:

1 Juan 5
7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.

En ninguna parte de este texto dice que el Padre sea una “persona”, que el Verbo sea “otra persona diferente” o que el Espíritu Santo es “otra persona”, de hecho en ninguna parte de las Escrituras dice que Dios sea “una persona” o “varias personas diferentes que hacen una sola”; Quien exprese que Dios sea una trinidad de personas diferentes y diga que es bíblico no está haciendo exegesis, sino que lo que realmente está haciendo es una eisegesis, es decir, introducir una pésima hermenéutica en la mente del cristiano que la oye, confundiéndolo y estropeando la Verdad bíblica.
Para peor, el texto de 1 Jn 5:7 no está en ningún manuscrito bíblico existente, es decir no tiene sustento o evidencia histórica, se introdujo en el Textus Receptus en el siglo XVI.
Sin embargo por las influencias católicas y protestantes muchas biblias contienen este texto y es motivo de confusión.

Hoy en día existen tantas doctrinas preconcebidas, tales como el asegurar que Jesús tenía pelo largo, sin embargo no hay un solo texto bíblico o contexto histórico que asegure esto, pero está en la mente de la mayoría de los cristianos y se enseña esto desde pequeño. A esto se suma la no bíblica indumentaria de Jesús vestido con una túnica blanca con una roja o celeste cruzada diagonalmente.

También es una pésima hermenéutica, o una terrible eisegesis cuando se dice que la palabra “líder” es una palabra bíblica. La palabra líder no forma parte de las Escrituras, como tampoco ningún sinónimo directo de ella, antes por el contrario, la palabra que aparece en las Escrituras es “esclavo” puesto bajo servidumbre de la Iglesia. La Iglesia está por encima de los ministros, o es lo mismo decir que los ministros deben responder a la necesidad de la Iglesia y no al revés como lo estipula la mayoría de las religiones.
Toda congregación que tenga un “líder” es una religión rebelde a las Escrituras.

También aprovechamos para decir que las denominaciones protestante-evangélicas (pentecostales, bautistas, anglicanos, metodistas, etc) son una eiségesis, porque no son bíblicas. El cristiano tiene que entender que Jesús no vino a establecer una religión o una denominación o una institución eclesiástica o jerárquica, todo eso es producto de la pésima hermenéutica de hombres que inventaron conceptos para justificar cosas que por lo general benefician el aspecto religioso.

Muchos que se hacen llamar “teólogos” o que se adjudican títulos religiosos tales como “apóstol”, “profeta”, “maestro”, “pastor”, “escatólogo”, “Phd”, “doctor”, “seminarista”, “conferencista”, etc, no son exegetas, sino EISEGETAS.
De hecho la Teología como ciencia humana no es bíblica, la teología es una estructura filosófica eisegeta que no tiene nada que ver con la hermenéutica bíblica o con la exégesis.

Parece que la práctica de la eiségesis es muy antigua, puede verse esto en las antiguas sectas fariseas y saduceas que ya tenían diferencias doctrinales.
Aún en tiempos de la Iglesia primitiva, posterior al primer siglo, la eiségesis fue tomando forma en diversas filosofías y aborrecibles doctrinas (nicolaitas, balaamitas, jezabelitas) y ha ido en aumento, dando como resultado muchas de las sectas que hoy día tienen a millones atados a una mentira, tales como la religión católica, las religiones evangélicas protestantes (bautistas, pentecostales, anglicanos, metodistas, etc), las religiones paraprotestantes (mormones, testigos, adventistas, etc)

Quienes estudien la historia de las religiones, analizando e interpretando documentos antiguos, podrán  ver como la eiségesis es la razón principal por la que existen tantas religiones cristianas con sus diferentes teología y doctrinas denominaciones.
Las divisiones religiosas se deben a los defectuosos métodos de interpretar las Escrituras; Lo lamentable es que hasta el día de hoy tales métodos se siguen anteponiendo a la doctrina bíblica.

El predicador, debe evitar la teología y la filosofía religiosa. El predicador no debe dejarse llevar por las corrientes religiosas, debe centrarse en la Verdad Bíblica.

Cuando se hace eiségesis
Generalmente se hace eiségesis cuando al predicador o ministro no le gusta lo que las Escrituras manifiesta acerca de su propia falta o condición; Se hace eiségesis cuando se fuerza, mediante la tergiversación, textos bíblicos para obtener beneficios económicos o de otra índole.
Se hace eiségesis cuando se propone mediante un soporte versicular parcial una doctrina que no es bíblica o que parece bíblica obviando todo el resto de versículos que puedan derrumbar la tésis propuesta.

Exégesis o Eiségesis
La eiségesis es humana y diabólica.
Podríamos considerar el mayor ejemplo de eisegesis en el momento en que la serpiente (considérese a Satanas) le dijo a Eva: “no moriran” (Gn 3:4) cuando expresamente Dios les había dicho que si comían del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, entonces morirían. Debe verse claramente que Satanas hizo que Eva estimara lo que Dios no había dicho. Por esta razón el hombre cayó en pecado, por causa de una eiségesis y también desde entonces Satanás tiene su título de “engañador” y “padre de mentira” (Jn 8:44)

Llegados aquí, es importante resaltar que cada predicador tiene la necesidad y la demanda de hacer una exegesis correcta de las Escrituras.

Tito 2
1 Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.

-       Exégesis correcta = Interpretación correcta = sana doctrina = Verdad.

-       Exégesis incorrecta = Interpretación incorrecta = mala doctrina = Error.

Cuando el predicador hace exegesis de las Escrituras, está obedeciendo a Dios.
Cuando el predicador hace eisegesis está siendo rebelde a Dios.

Cuando el predicador hace exegesis está dando a conocer lo que Dios está diciendo.
Cuando el predicador hace eiségesis está usando la biblia para que diga lo que se quiere oír a favor o beneficio de algo.

Cuando el predicador hace exegesis está proclamando la Verdad de Dios.
Cuando el predicador hace eisegesis está proclamando su palabra como si fuera la de Dios.

Cuando el predicador hace exégesis está guiando con la Verdad.
Cuando el predicador hace eiségesis está jugando con la biblia, engañando como lo hizo la serpiente con Eva.

Dios condena la EISEGESIS: 

Apocalipsis 22
18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.

Por último describiremos someramente el sistema eisegeta de las religiones

FORMAS DOCTRINALES DEL SISTEMA HUMANISTA Y DEL SISTEMA RELIGIOSO

TESIS: (Del lat. thesis, y este del gr. θέσις). f. Conclusión, proposición que se mantiene con razonamientos. || 2. Opinión de alguien sobre algo. || 3. Disertación escrita que presenta a la universidad el aspirante al título de doctor en una facultad.
Colocación, disposición, ordenación, establecimiento, institución, implantación

ANTÍTESIS: (Del lat. antithĕsis, y este del gr. ἀντίθεσις, de ἀντί, contra, y θέσις, posición). f. Fil. Oposición o contrariedad de dos juicios o afirmaciones. || 2. Ret. Figura que consiste en contraponer una frase o una palabra a otra de significación contraria. || 3. Persona o cosa enteramente opuesta en sus condiciones a otra.
Oposición, contradicción

SINTESIS: (Del lat. synthĕsis, y este del gr. σύνθεσις). f. Composición de un todo por la reunión de sus partes. || 2. Suma y compendio de una materia u otra cosa.
Combinación, arreglo, mezcla, reunión, composición, invención

Actualmente en la mayoría de las escuelas, seminarios y universidades religiosas se enseña la predicación como un arma para controlar psicológicamente y filosóficamente a las personas u oyentes.
Hoy en día la predicación se propone como una serie de ideas centradas en el humanismo y la moralidad mundana que se maquilla con valores o textos bíblicos.
Se utiliza muchísimo la estructura de la hueca filosofía de Hegel, que es manipular una idea o una concepción de la realidad como proceso circular basado en la tésis, antítesis y síntesis, controlando muy sutilmente el principio de la contradicción.

Es mediante esta tríada dialéctica que el predicador humanista formado por la religión o también conocido como el Phd o doctor filósofo intenta reflejar (en sí mismo o en los demás), la realización dinámica de la razón absoluta, esto es, la de la “idea”.

Esos tres momentos del proceso dialéctico religioso se corresponden con las expresiones de tesis, antítesis y síntesis:

En primera instancia un predicador religioso propone una tesis; Por ejemplo “sin oración de fe no hay salvación”. Y comienza su mensaje con esa afirmación; Aunque no se perciba, tal expresión parece bíblica y existe un momento de inmediatez al corresponder positivamente a tal afirmación, (muchos dirán “si es cierto”). Entonces, el predicador hace uso de su destreza para que su tesis sea vista como una identidad bíblica, aunque no en su totalidad. Muchos pueden caer en ese engaño. Pero ocurre entonces que otros haciendo uso de las Escrituras y de la razón, lo que se estimaba afirmativo al principio sale del sí y automáticamente ocurre la negación; Así la segunda instancia entra en rigor, es el momento de la antítesis. Es aquí que se produce la negación o contradicción del primer momento, provocándose una auto-escisión (rompimiento), con posiblemente una objetivación (contra-idea). Pero si no se logra una plena negación, en la mente de algunos se provocará una tercera instancia que es el de la síntesis, que es como la negación de la negación (aparecen los tal vez, puede ser, siendo así es probable, etc.). En definitiva una porción de los que se negaban a la tésis (antítesis) han generado una síntesis y vuelven con una afirmación parcial de la tesis inicial.
De esta manera al terminar su predicación, más del 80% de los oyentes saldrá pensando que la tesis fue una revelación de Dios dada por el predicador, sin darse cuenta que han sido víctimas de la eiségesis religiosa.

Hay que estar muy despierto y con el fundamento bíblico muy firme para no caer bajo la persuasión de los predicadores religiosos formados estructuradamente mediante ciencias conductistas.

Hasta aquí esperamos haber brindado los conocimientos básicos necesarios para que un predicador desarrolle un mensaje bíblico, usando de un bosquejo ordenado, con una homiletica sencilla y una potente hermenéutica para realizar una perfecta exégesis y una perfecta interpretación para explicar.

La Paz del Señor Jesús

IGLESIA EN CASAS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

INTERLINEALES ELECTRONICOS

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?

EL CRISTIANISMO ACTUAL