Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

¿CÓMO PREDICAR? Parte 1


Algunos cristianos luego de haber practicado el Evangelio, descubren que son llamados a la tarea de enseñar y predicar.

En sus primeros pasos el predicador se pregunta:

-       ¿Cómo hacer una prédica o sermón?
-       ¿Cómo construyo el mensaje bíblico?
-       ¿Cómo predicar?
-       ¿Qué recursos puedo utilizar?
-       ¿Qué es la Homilética, la Hermenéutica y la Exégesis?


Mediante estos post, resumimos los elementos necesarios para aprender a construir un mensaje bíblico. Esperamos sea de utilidad y estaremos atento a cualquier consulta.

LA CONSTRUCCIÓN DE UN MENSAJE BÍBLICO – PARTE I


Esta meditación se hace con la intención de brindar a los cristianos dedicados a la enseñanza y a la predicación cuales son los parámetros bíblicos para formular una enseñanza o predicación.

EL VALOR Y LA NECESIDAD DE LA ENSEÑANZA CRISTIANA

[Enseñar: Mostrar o exponer algo. Dar a conocer cosas. / Instruir / Adoctrinar / Amaestrar con reglas o preceptos. / Brindar información, advertencias, escarmientos, etc mediante experiencias que sirvan de guía para obrar en lo sucesivo.]

En el griego el vocablo usado es didaskw “didasko” [1171]: Enseñar, Instruir.
Otros vocablos relacionados:
-         didaskalia “didaskalia” [1169]: Enseñanza, Doctrina.
-         didaskalov “didaskalos” [1170]: Maestro.
-         didach “didaji” [1172]: Enseñanza, Doctrina, Instrucción

Mateo 28
20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén

Enseñar es el motor y la base de la expansión del Reino de Dios. La enseñanza es y debe ser el ministerio principal de la Iglesia. Sin enseñanza el pueblo se hace necio, ignorante y pecador. 
Enseñar es la metodología didáctica de transferir los conocimientos bíblicos de generación en generación.
Todo cristiano debe comprender que la única forma de conocer el Reino de Dios y su justicia es mediante la enseñanza. Y la enseñanza debe estar basada o fundamentada en el Testimonio guardado en las Escrituras.

2 Timoteo 3
16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Objetivos de la enseñanza
Lo primero que aprendemos al brindar un mensaje, es que el mismo debe tener los siguientes objetivos:

-         Redargüir: Del griego elegcw “elegjo” [1490]: Argumentar para convencer o refutar el obrar de las personas.

-         Corregir: Del griego epanorywsiv “epanordzosis” [1701]: Rectificar (hacer recto); Reparar, enmendar, restablecer, restaurar.

-         Instruir: Del griego paideian “pedian” [3263]: Educación y Entrenamiento disciplinario para convertir a los cristianos de malas obras a buenas obras.

La enseñanza es un don

Romanos 12
6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; 7 o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;

La virtud de enseñar en la Iglesia no radica en el potencial del hombre sino en el Espíritu. En el mundo hay diversidad de “maestros” según la formación que hayan recibido en el mundo, pero en la Iglesia, la capacidad de enseñar como maestro o en la predicación o en la consejería, depende pura y exclusivamente del Espíritu. Y obviamente la formación depende también del Espíritu, sabiendo que no se puede enseñar lo que no se ha experimentado. Consideremos al Gran Maestro, pues primero hizo, luego enseñó:

Hechos 1
1 En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar,

Con esto queremos decir que debemos predicar según lo experimentado.
Por otro lado, es necesario comprender que para enseñar en la congregación se requiere primeramente del conocimiento completo de las Escrituras (Ro 15:14; Ef 3:19), no se puede enseñar sin conocer la totalidad del contexto bíblico tanto del AT como del NT.

Sabiduría e Inteligencia

Proverbios 2
6 Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.
7 El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente.

Santiago 1
5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Efesios 1
17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

A su vez enseñar requiere de sabiduría la cual proviene de Dios. Lea con atención las siguientes referencias: Pr 1:2-7; 2:2,10; 3:13; 4:5,7,11; 5:1; 7:4; 8:12; 9:10; 10:31; 11:2; 12:1; 13:16; 14:6,33; 15:2,14; 16:16; 17:27; 18:15; 23:12; 23:23; Ec 1:18; 2:26; 7:12,19; Col 2:2-3.

La sabiduría genera inteligencia, interpretación y explicación. Todas estas virtudes Espirituales son necesarias a la hora de realizar un mensaje.

ESTRUCTURA DE UN MENSAJE – BOSQUEJO SIMPLE

En la actualidad la mayoría de las congregaciones (por causa de las instituciones religiosas) han estructurado casi todos sus ministerios, al punto tal de que tienen coordinados tanto los horarios como los tiempos de cada actividad. Esto hace que el predicador tenga un tiempo limitado para desenvolver la totalidad del mensaje a verter. Por esta razón, hoy en día lamentablemente la predicación se ha convertido en el “arte” (por llamarlo de alguna manera) de concentrar un mensaje en un tiempo mínimo logrando tener al público interesado y expectante por conocer la conclusión del mensaje.

Esto hace que el predicador se convierta en un experto bosquejador bíblico.
Actualmente las personas solo pueden tolerar mensajes cortos de 30 a 45 y como mucho de 60 a 90 minutos (dependiendo del tipo de público al que se llega), pasado este tiempo las personas que están en una misma posición tienden a escapar de ello y la mente ya no se concentra.

¿Cómo bosquejar?
Bosquejar es una “planificación básica” de lo que se pretende expresar. Es necesaria porque se necesita resumir mucha información. El bosquejo es una guía que sirve para ordenar los pensamientos a expresar, la cual es necesario, aún las Escrituras expresan:

1 Corintios 14
40 pero hágase todo decentemente y con orden.

Emprender un mensaje bíblico comienza en la lectura bíblica diaria y la oración diaria más un sinfín de pensamientos y experiencias vividas que intentan explicar un resultado o una solución a alguna situación vivida. Muchas veces a la lectura bíblica se le suma ese pensamiento impulsado por el Espíritu (Ef 4:23) que como idea va forjando una clara interpretación de lo que leemos y queremos compartirlo.
Un bosquejo comienza expresando versículos relacionados que generan una enseñanza, son ideas entrelazadas versículos acoplados, ejemplos bíblicos, que en muchos casos deben escribirse para luego ordenarlo. Muchos bosquejos suelen tardar horas, días y hasta semanas dependiendo de la orientación del mensaje.

Lo primero entonces, es comprender la orientación del mensaje. Una predicación puede tener una de estas directrices: Adoctrinamiento, Reprensión, Exhortación, Solución a un problema práctico. Por lo que podemos describir un mensaje como:

-         Predicación Temática/Doctrinal: Enseñanza orientada a expresar la funcionalidad o explicar un misterio de la ciencia bíblica. Por ejemplo: Hablar de la Fe, la Salvación, la Gracia, las virtudes de Dios, la Resurrección, la Vida Eterna, etc.

-         Predicación Práctica: Enseñanza orientada a expresar como resolver una situación humana (particular, social, etc). Por ejemplo: Hablar del pecado en la vida cotidiana, de tentaciones en el mundo, como enfrentar las debilidades humanas, como enfrentar las enfermedades, los pleitos, etc. También como usar la oración, el ayuno. También hablar de los roles cristianos en la familia y en la congregación, como ser un padre cristiano, como ser un hijo cristiano, como ser un amigo cristiano, etc.

-         Predicación Informativa: Enseñanza orientada a brindar información objetiva, en muchos casos de alerta para preparar la cristiano frente a diferentes situaciones. Por Ejemplo: Hablar de cómo afecta la Globalización al cristiano, como afecta los movimientos religiosos a las congregaciones, como afecta al cristiano las crisis, como afecta al cristiano las leyes del sistema, etc.

-         Predicación Profética: Enseñanza orientada a hablar de profecías bíblicas y sus cumplimientos. Este tipo de mensaje requiere de una profunda Espiritualidad, conocimiento y oración, de otra forma el mensaje puede generar confusión.

Esto no quita que cada mensaje contenga valores doctrinales y enseñanza práctica de diferente índole.

Partes del mensaje
Entonces, lo primero que hace el predicador es identificar cual será la orientación del mensaje, en base a eso preparará una estructura de disertación.

Un bosquejo simple está basado en realizar un mensaje con tres partes relacionadas entre sí: Una “Introducción o prefacio”, luego el “Cuerpo del mensaje” que es el desarrollo de la enseñanza y finalmente “La conclusión”.

Introducción y prefacio del mensaje: En esta parte el predicador intenta situar a los oyentes en la posición inicial del contexto del mensaje, se suele exponer un texto bíblico base o introductivo para hablar de la situación y brindar información básica. Por ejemplo describir personajes, brindar datos Históricos – Geográficos, fechas, lugar, línea de tiempo, situación social de la época, situación particular, etc; Se trata de describir lo mínimo y necesario que el oyente debe saber para comprender el objetivo de la enseñanza.

Cuerpo del mensaje: En esta parte el predicador intenta explicar ordenadamente los sucesos y las acciones. Suele hacerse las preguntas pertinentes, aquellas que requieren respuestas en la mente de los oyentes, “porqué?”, “para qué”, “cómo?”. Entonces se expondrá la información primordial con textos principales que determinan el avance del mensaje, también habrá información secundaria que permite completar la orientación del mensaje. El predicador entonces intentará poner al oyente en una posición compleja de cómo resolver la situación en base a la información brindada, considero que esta es la esencia que capta al oyente y que obliga a tenerlo expectante por saber como resolverlo, sobre todo si se siente identificado con el contexto.

Conclusión: Parte del mensaje que resuelve todas las cuestiones expresadas, algunos mensajes requieren de una construcción de partes otras de armados de partes.

Obviamente esta no es la única forma, habrá predicadores que viertan más de una cuestión en un mismo mensaje. Otros agregarán criterios, subtemas entrelazados, otros serán minuciosos en la explicación, en fin... El Objetivo es nunca perder la orientación del mensaje y terminar expresando lo que realmente se quería decir.

Consejos básicos para los predicadores:

-         Ora con anticipación y prepara con anticipación el mensaje.

-         Lee continuamente y ayúdate con diccionarios, y mucho mejor si tiene conocimientos de idiomas bíblicos (griego, hebreo) con diccionarios y concordancias de traducción, esto verdaderamente facilitará la contundencia del mensaje.

-         Evita la improvisación, por lo general esto te llevará a desviarte del tema.

-         Ten siempre a mano una predicación anticipada o de “backup”. Suele pasarle a los predicadores de pedirle que prediquen sin aviso. Y no hay más satisfacción que estar preparado para esos momentos.

-         Haz tu Bosquejo en un lugar tranquilo, sin ruidos, sin distracciones. Si no te causa distracción puedes usar música instrumental de fondo a bajo volumen, aunque No es necesario.

-         Apaga tu Teléfono celular y evita tener los Messenger y las redes sociales abiertas, una solicitud o comentario ajeno desconcentra y hace perder la orientación del mensaje. El Gran Maestro dijo en Lucas 10:4 No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino.
-         Mientras meditas ora continuamente, busca al Señor Jesús hablándote a tu corazón, se sensible al Espíritu de Dios y a las Escrituras.
-         Diseña tus bosquejos y perfecciónalos. Has estudios minuciosos de los pasajes bíblicos que vayas a usar. Haz secciones divisorias en tus bosquejos, estos te ayudarán a ser más precisos. Las divisiones te ayudan a tratar el tema de manera adecuada y te servirán para futuros temas relacionados. Las divisiones te ayudarán a recordar las partes principales de tu mensaje. Si quieres puedes diseñar esta estructura en un papel:

Además:

Gálatas 1
10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

Tito 2
7 presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad,

-         No prediques al azar.

-         No divagues; Los oyentes perciben cuando estás “inventando” o “yéndote por la rama”, aún se dan cuenta cuando no has preparado nada. No repitas siempre lo mismo, las reiteraciones deben hacerse desde  aspectos diferentes.

-         No cuentes chistes. Sé un predicador serio, íntegro, considerando siempre el ejemplo del Señor Jesús que jamás contó un chiste o hacía payasadas. El Evangelio es algo muy serio. Un predicador que cuenta chistes es necio e irrespetuoso ante el público y ante el Señor. 

-         No intente agradar al público, agradar a los hombres no es una postura del predicador.

Algunos resuelven las predicas, buscando en internet o comprando libros de bosquejos ya hechos. Hay cientos de libros al respecto. Eso es como ir a comprar a los hipermercados la comida preparada lista para calentar en el microndas. No quiero decir con esto que los bosquejos hallados en internet o libros que otros hermanos han elaborado no sean buenos. El problema o la dificultad es que la mayoría está plagada de doctrinas preconcebidas o doctrinas humanistas que en muchos casos no son bíblicas. Hay predicadores que han usado y usan libros de psicología y de marketing olvidando que la fuente de tales recursos son puramente malignos. Hay que tener mucho cuidado con lo que otros predican.
No es lo mismo comprar comida hecha que prepararla y cocinarla uno mismo. La predicación en esta área se convierte verdaderamente en un arte.

Algunas personas están verdaderamente dotadas de charlatanería y de fácil palabras, muchas de ellas se comportan como “motivadores sociales” y lamentablemente han acaparado todos los medios de comunicación masiva (tv, internet, revistas, libros, etc), estos son los que dicen “yo no necesito hacer un bosquejo, yo predico lo que el Señor me pone en el corazón en ese momento”. Obviamente para los oyentes que no leen las Escrituras esos mensajes les parecen agradables, sobre todo si apela a lo carnal, emocional o sentimental, pero para los cristianos que leen y no son ignorantes perciben fácilmente la improvisación y la carnalidad del predicador. No sea como ellos. Que sea el Señor Jesús en ti, usando tu mente y tu corazón según todo el conocimiento que hayas adquirido.

Tito 2
1 Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.

Tito 1
9 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.

1 Timoteo 4
16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

Click aquí para ir a la segunda parte


La Paz del Señor Jesús

IGLESIA EN CASAS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

INTERLINEALES ELECTRONICOS

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?

EL CRISTIANISMO ACTUAL